Transilvania

De ruta por Transilvania

losimanesdeminevera

Los imanes de mi nevera

Al pensar en Transilvania es fácil recordar al espectacular Gary Oldman interpretando Drácula en la peli de los 90 dirigida por Francis Ford Coppola. Y es que esta región del centro de Rumanía es conocida, sobre todo, por las leyendas e historias tradicionales en torno a la figura del vampiro más famoso del mundo.

Para crear este mítico personaje, el cine y la literatura se ha inspirado en Vlad ‘El Empalador’. Este sádico personaje histórico es famoso por torturar a sus enemigos en la batalla y clavarlos en estacas. Vlad Dracul -de ahí lo de Drácula, que en rumano significa ‘demonio’-, fue un príncipe de la Orden del Dragón, defensora del catolicismo y enemiga de los turcos.  Además, sus miembros portaban una capa negra sobre una prenda roja, pero solo en ocasiones importantes. Algo en lo que también se inspiró Bram Stoker, autor del libro original, para dar forma y fondo al Drácula actual.

Y si sigues rebuscando, encontrarás teorías que sostienen que en realidad Drácula fue una mujer. ¿Quién? Elizabeth Bathory, ya reconocida por los historiadores como la asesina más prolífica y sangrienta de la historia. Los expertos aseguran que, además de ser pariente de Vlad ‘El Empalador’, esta aristócrata húngara sacrificaba a mujeres para poder beber su sangre fresca. Creía que la práctica del vampirismo otorgaba propiedades rejuvenecedoras.

Estas historias populares y otras tantas alimentan aún hoy en día las rutas y recorridos por Transilvania y nos hacen vivir, de una manera especialmente emocionante, la visita al país de los castillos.

¡Comenzamos la ruta por Transilvania a través de estos cinco lugares únicos! ¿Nos acompañas?

Castillo de Bran.

Castillo de Bran

Se trata de una fortaleza o mansión medieval famosa por considerarse la antigua residencia de Vlad ‘El Empalador’. El castillo de Bran se conserva especialmente bien, lleno de pasadizos y torreones que despiertan la imaginación. Es totalmente visitable y existen muchas excursiones para conocer de cerca todos sus secretos; incluso es escenario de conciertos y eventos culturales. Sus orígenes se remontan al año 1200.

Si viajas desde Bucarest la distancia es de 187 kilómetros, pero si comienzas la ruta en Brasov solo tendrás que recorrer 30 kilómetros para llegar.

Aunque este es el más famoso, se dice y se cuenta que el verdadero hogar del real Conde Drácula fue el Castillo de Poenari, actualmente en ruinas pero visitable.

Salina Turda

La Salina Turda o mina de sal se sitúa en la ciudad rumana de Turda y se ha convertido en uno de los destinos más populares para los viajeros.

La mina, cuya formación data de hace 13 millones de años, se recuperó en los años 90 y fue remodelada. Ahora sus espacios se han convertido en maravillosas salas: la Mina Rudolf con unas dimensiones de 42 metros de altura siendo la más cercana a la superficie; las Crivac, habitaciones formadas por maquinaria rudimentaria usadas para la elevación de rocas de sal o la galería Franz Josef.

Además, y para incredulidad de muchos, la Salina Turda cuenta con una noria, campo de golf y teatro. Hay quien dice que haberlo convertido en una especie de parque temático resta más que sumar pero, aún así, merece la pena una visita.

Brasov

La ciudad de Brasov, situada a unos 170 km de distancia de Bucarest y muy cerca de uno de los mejores centros de esquí del país, se considera el auténtico corazón de Rumanía. Al menos así lo aseguran muchos de los visitantes que adulan la riqueza patrimonial de la zona.

Centro histórico de Brasov.

Destaca la Iglesia Negra, monumento de estilo gótico que data del siglo XIV. El sobrenombre de ‘negra’ proviene del terrible incendio que sufrió en el siglo XVII. También es conocida por su inmenso órgano. Tras conocer este conocido enclave, recomendamos una visita a la plaza del Ayuntamiento, Piata Sfatului, donde contemplar las fachadas de los edificios barrocos, las bonitas terrazas y la llamada Casa del Consejo, construida en el siglo XIV.

Dar un paseo por el barrio de Schei, la parte más antigua de la ciudad, o adentrarse en la Catedral Ortodoxa de San Nicolás son dos de las citas obligatorias en la estancia en Brasov.

Sibiu

Transilvania clickviaja

Sin duda uno de los sitios más bellos y curiosos de Transilvania es Sibiu. Esta ciudad es considerada por muchos como la más bonita de Rumanía. Es famosa por la arquitectura germánica de su centro histórico, legado de los colonizadores sajones del siglo XII. 

¿Qué ver en Sibiu? Existen miles de opciones, pero hay algunas imprescindibles. Una de ellas es el Palacio Brakenthal, edificio de estilo barroco considerado el primer museo de la ciudad. La Plaza Grande es otro de los puntos claves, donde se celebran los principales eventos de Sibiu y suelen reunirse los habitantes de la urbe.

El Puente de las mentiras, que une la llamada Plaza pequeña con la Plaza Huet, es el primer puente del país fabricado en hierro y la leyenda cuenta que los enamorados se juraban amor eterno encima de la estructura. Para terminar puedes visitar la Catedral ortodoxa de Santa Trinidad, con un precioso interior decorado con frescos y un exterior inspirado en la Basílica de Santa Sofía de Estambul.

El lago Rojo

El lago Rojo es un espectacular lago montañés situado a 26 kilómetros de la localidad de Gheorgheni, en el límite entre Transilvania y Moldavia.  También se conoce como ‘El Lago Asesino’, debido a las leyendas que se escuchan en torno a él. Aunque en realidad su color es consecuencia de los reflejos púrpura de su piedra caliza y sus sedimentos. Para visitarlo hay que atravesar los Cárpatos Orientales.

El lago Rojo es ya centro de vacaciones e ideal para disfrutar de la naturaleza. Está rodeado de hoteles, pensiones, casas, etc. además de parking y de un área de casetas donde comprar souvenirs o picar algo si el hambre aprieta.

La gastronomía en Transilvania

Durante la ruta por Transilvania es necesario tomar nota de otro de los atractivos de esta región de Rumanía: su gastronomía. La Varza a la Cluj es un plato típico de la zona. Se parece a una lasaña italiana ya que se prepara en el horno y su base es la carne picada. Está formado por varias capas y las especias son claves para darle ese toque sabroso y único.

ruta por Transilvania clickviaja
Varza a la Cluj.

Las Ciorbăs o sopas son típicas de cualquier zona de Rumanía y una elaboración riquísima. Existen distintas variedades, aunque las más famosas son las de albóndigas y la sopa de callos.

Y para rematar… ¡un postre exquisito! Se trata del Baklava, un pastel de pistachos y/o nueces bañado con almíbar o miel. Aunque se ha heredado de la cocina turca, ya se considera un plato de la gastronomía rumana. Algunas versiones incorporan almendras, avellanas y otros frutos secos.

¡No te pierdas lo último de nuestro Blog!


Loading

Etiquetas: , ,

Deja un Comentario

Visit Us On FacebookCheck Our FeedVisit Us On Instagram