Malta

Qué ver en Malta en tres días

losimanesdeminevera

Los imanes de mi nevera

Cientos de monumentos históricos, playas de esas que solo salen en las pelis, excursiones en barco por cuevas y grutas marinas… Estos son solo algunos de los ingredientes que forman una receta mediterránea con nombre propio: Malta. Y es que tanto en primavera como en verano, este archipiélago es el destino perfecto si quieres desconectar unos días. Pero si tienes poco tiempo para irte de vacaciones, lo mejor es que tomes nota para acertar sobre qué ver en Malta en tres días.

Desde Clickviaja te proponemos un viaje redondo que empieza por la capital del país y termina en una de sus playas más famosas 😊

Día 1: Visitar La Valeta

Qué ver en Malta en tres días clickviaja 1
Vistas de la ciudad desde Slieam.

Es la capital de Malta con mayúsculas. Y no precisamente por ser la más poblada, sino por su espectacular ruta histórica: más de 300 monumentos reunidos en una ciudad apenas un poco más grande que el Vaticano. 

Aunque hay mucho que ver, si sólo vas a dedicarle un día, lo primero es seleccionar. Empieza el recorrido paseando por sus calles y observando la especial arquitectura de las fachadas. Fíjate en los balcones de madera de los edificios. No sólo llaman la atención por su tallaje, también por sus colores: son los tradicionales del país maltés.

Sigue la visita hacia uno de los monumentos, en este caso iglesia, imprescindibles de la ruta: la Concatedral de San Juan. Su exterior más sobrio choca frontalmente con el interior: paredes recargadas, ornamentos dorados y un precioso techo abovedado. Fue construida por los Caballeros de San Juan de Jerusalén, de Rodas y de Malta y pensada como la nueva iglesia de la Orden.

Eso sí, puede que su decoración no sea lo más bello que veas dentro… Ni se te ocurra abandonar el edificio sin contemplar algunas de las obras de arte que acoge. La más conocida es La decapitación de San Juan Bautista de Caravaggio, situada en el Oratorio.

Después de conocer la Concatedral (y si eres de los que le gusta el turismo eclesiástico) visita la iglesia de Nuestra Señora de la Victoria, el primer edificio construido en la ciudad.  

Aprovecha también para visitar Slieam, situada al noreste de la isla, desde donde contemplar la preciosa silueta de la ciudad presidida por la cúpula dede la basílica de Nuestra Señora del Monte Carmelo.

Qué ver en Malta en tres días clickviaja 2
Upper Barrakka Gardens.

Los jardines BarrakkaBarrakka Gardens es otro de los lugares más bonitos de La Valeta y uno de sus pocos espacios verdes. Están divididos en dos: el superior y el inferior (sí, justo uno debajo del otro). Desde ellos se puede disfrutar de una preciosa vista del Gran Puerto. No te despistes y visita el Saluting Battery, una línea de ocho cañones que se usaban antiguamente para saludar a los barcos y que hoy también puedes ver cómo disparan. El espectáculo se celebra todos los días a las 12.00 y a las 16.00h.

Tras este momento para respirar aire puro, continúa la ruta histórica hacia el Palacio Gran Maestre. Fue construido por el fundador de la capital Jean Parisot de Valette y hoy es la sede de la Presidencia de la República del país. Continúa hacia otro de los edificios que merece la pena visitar, el Teatro Manoel. Puedes asistir como espectador a alguna de sus representaciones y conocer también su pequeño museo. Como curiosidad… es uno de los teatros más antiguos de Europa.

Cuando termines aprovecha y dedica un ratito a conocer Slieam, situada al noreste de la isla. Desde allí podrás contemplar la preciosa silueta de la ciudad presidida por la cúpula de la basílica de Nuestra Señora del Monte Carmelo.

Día 2: El pueblo pesquero de Marsaxlokk

Coqueto pueblo marinero situado a unos 10 kilómetros de La Valeta y conocido por su gastronomía y su historia milenaria.

Qué ver en Malta en tres días clickviaja
Los luzzus son las barcas tradicionales del país.

Comienza el recorrido por el puerto, dando un paseo y disfrutando de la suave brisa y el calorcito característico de la isla. Saca la cámara de fotos o tu súper móvil y capta los colores de los luzzus, los tradicionales botes de pesca que flotan sobre las aguas del Mediterráneo.

Después dirígete hacia la plaza principal de la villa y visita la Parroquia de San Pedro Encadenado con su bonito campanario. Este no es, ni mucho menos, el único lugar histórico que merece la pena descubrir en Marsaxlokk. La iglesia de Nuestra Señora de Pompeya, con su llamativa fachada rojiza, es de “visita obligada”.

Aléjate del centro para ver los restos arqueológicos de Borġ in-Nadur y después olvídate de tanto edificio para caminar por el parque Xrobb l-Għaġin, un remanso de paz de 15 hectáreas con una gran variedad de flora y fauna.

Y antes de irte de playeo, aprovecha -si tienes suerte de pasar el finde en la zona- y conoce su popular mercado de pescado fresco. Allí puedes pasar la mañana del domingo y mezclarte con los habitantes del pueblo. Compra algo de producto y prueba sus dulces artesanos en alguno de los puestos. Después de abrir boca, siéntate en alguno de los muchos restaurantes de la ciudad y pide uno de los platos típicos de Marsaxlokk: el lampuki. Se trata de una especie de dorada que se prepara con vino y hierbas aromáticas. Suele venir acompañado de ensalada y patatas. ¡Riquísimo!

Por supuesto no puedes acabar el recorrido sin tomar el sol o dar un chapuzón en alguna de las calas de la zona. Una de las más bonitas es la de St Paul’s Pool. No esperes una playa de arena fina y repleta de todas las comodidades, más bien un paisaje casi salvaje, de aguas increíblemente turquesas y una formación rocosa que bien podría coronarse con el nombre de ‘catedral’. Si tienes tiempo, desde allí puedes contratar alguna excursión en barco hacia el pueblo de Iz-Zurrieq y descubrir la Gruta Azul. Un recorrido por seis maravillosas cuevas marinas situadas a los pies de unos acantilados y llenas de corales.

Día 3: Comino, un paraíso mediterráneo

¿Todavía sigues preguntándote qué ver en Malta en tres días? Seguro que ahora te sabe a poco… Y es que cualquier destino al que viajamos está lleno de lugares y de experiencias que podría llevarnos toda una vida descubrir. Aún así, si hay que elegir, no puede faltar Comino.

Comino es una isla del archipiélago maltés situada entre la isla de Malta y la de Gozo. Además de ser escenario de peliculones como Troya o El Conde Montecristo, Comino es una reserva natural y el lugar ideal para los fans de la Ornitología. Su costa está repleta de cuevas, grutas y lugares mágicos como la Bahía de Santa María, perfecta para los buceadores.

Su playa más famosa es la Laguna Azul o Blue Lagoon, entre la isla de Comino y Cominotto. Puedes llegar a ella en ferry desde la ciudad de Cirkewwa o cogiendo el barquito que sale del puerto de Mgarr en la isla de Gozo. La Laguna Azul es una de esas playas de foto para colgar en la pared de casa: aguas cristalinas y rocas de color dorado que puedes ‘salvar’ gracias a las tumbonas. Pero toma nota: en verano se pone hasta arriba y es difícil encontrar hueco.

👉¡Recuerda! Aunque tu agente de viajes de Clickviaja te mantendrá al día sobre las restricciones de la Covid 19 a la hora de viajar a Malta desde cualquier punto de la geografía española, también puedes consultarlo en la Web oficial de la Unión Europea.

¡No te pierdas lo último de nuestro Blog!

 

Loading

Etiquetas: , ,

Deja un Comentario

Visit Us On FacebookCheck Our FeedVisit Us On Instagram