vista-general-oporto-clickviaja

Saborear una copa de Oporto es sólo el principio para conocer esta encantadora ciudad del norte de Portugal. Oporto es mucho más que bodegas y viñedos. La segunda urbe más importante del país vecino muestra y esconde, a partes iguales, las maravillas de la cultura lusa. Sólo necesitas 48 horas para descubrirlo.

vista-general-oporto-clickviaja

La Catedral de la Sé es un buen punto de partida. Se trata del mayor icono religioso de la ciudad y se remonta al siglo XII. Quizás lo más impactante, y lo que seguro no debes perderte, es el claustro que hay en su interior, decorado con azulejos azules y blancos que representan escenas religiosas. Aunque la entrada a la catedral es gratuita, acceder al claustro tiene un coste de tres euros. Merece la pena.

Mucho más que un ornamento mural, los azulejos portugueses son un reflejo de un país y su cultura. Además del claustro de la catedral, puedes encontrar ejemplos en otros muchos rincones de Oporto.

claustro-catedral-oporto-clickviaja

La estación de trenes de San Bento es uno de ellos. Su entrada está decorada con más de 20.000 azulejos que narran la historia del país. Una curiosidad: esta estación se construyó sobre el convento San Bento de Ave María del que aún quedan restos.

Siguiendo la ruta de monumentos históricos, hacemos una parada en la Iglesia de los Clérigos y su famosa torre. Es uno de los mejores miradores de la ciudad y la torre más alta de Portugal. Sólo tienes que llevar buen calzado para subir los 200 escalones que te permitirán disfrutar de esta increíble vista panorámica.

Continuamos el recorrido por el casco antiguo de Oporto hasta llegar a la Rua Miguel Bombarda, quizás una de las calles de Europa con más galerías de arte concentradas en apenas 600 metros. La galería Presença es una de las más interesantes. Si te das prisa aún estarás a tiempo de ver la exposición temporal ‘X Cores’ con artistas locales e internacionales como Inês d´Orey, Marisa Ferreira, Pedro Gomes o Roland Fischer. Puedes visitarla de martes a sábado hasta el 2 de noviembre.

Aprovecha también tu ruta por el barrio de los artistas y toma un aperitivo en Só Tapas. Recomendamos sus tablas de embutidos y queso y un buen maridaje. Para redondear el paseo, haz una parada en la tetería Rota do Chá y disfruta de una de sus variedades de té o deliciosos cafés. También tienen opciones vegetarianas.

teteria-rota-do-cha-oporto-clickviaja

Ahora, relájate y camina por la ribera del Duero hasta el Puente Don Luis I, el cual une la urbe con Vila Nova de Gaia, zona reconocida a nivel internacional por sus bodegas. Tiene dos pisos destinados al metro y a coches, autobuses, etc. respectivamente. Para los que quieran recorrerlo a pie, existen dos pasarelas a las que se accede y también puedes reservar un crucero por el río y verlo desde otra perspectiva.

Curiosidades que visitar en Oporto

Más allá del carácter melancólico y monumental de Oporto, la ciudad lusa también esconde lugares únicos que se han convertido en imprescindibles para cualquier visitante o local.

Por ejemplo, la librería Lello, una de las más bellas del mundo. Está ubicada en Rua das Carmelitas, 144, y fue construida en 1906. Su fachada e interior combina un estilo ecléctico con Art Noveau. Sólo hay que ver una fotografía para enamorarse.

Libreria-Lello-Oporto-clickviaja

Otra de las fachadas más espectaculares del centro de Oporto es la de la tienda de ultramarinos Pérola do Bolhão. Impresionantes los azulejos que decoran su exterior y compiten con los productos típicos que venden: quesos, embutidos, vinos… Puedes bichear todo en su página de Facebook e ir haciendo la lista de la compra: https://www.facebook.com/peroladobolhao/

Visitar Vila Nova de Gaia

Sólo tienes que cruzar cualquiera de los puentes del río Duero para llegar a esta población de vinos y buen comer que es Vila Nova de Gaia. Aunque hay mucho por visitar, lo imprescindible son sus bodegas. Una de las más conocidas es Croft. Esta bodega incluye una visita a las bodegas y una degustación de tres vinos especiales de Oporto: Croft Pink, Ruby Reserve y un Tawny de diez años. El precio por persona es de 14 euros y los guías son expertos en la materia.

Bodegas-Croft-clickviaja

Otra muy apetecible es Calem. Esta bodega ofrece también la posibilidad de degustar sus vinos, realizar una visita guiada por las instalaciones y asistir a un espectáculo musical de fado. ¡Un recuerdo de Oporto muy especial!