Florencia-Italia

Conocer las tarifas de los peajes si alquilas un coche para visitar la Toscana o saber dónde reservar las entradas para ver el Duomo son sólo dos de nuestras recomendaciones si vas a Florencia

Si viajas en julio, agosto o septiembre, Florencia es una locura. La mayoría de los turistas aprovechan sus vacaciones para conocer la que muchos califican como “una de las ciudades más bonitas del mundo”. Pero el resto del año tampoco es muy diferente. Eso hace que las colas para visitar los principales monumentos sean interminables. Y el que avisa no es traidor: en el exterior del Duomo se ubican unos letreros que advierten de una espera mínima de una hora y media. Pero… ¡puedes evitarlo!

Reserva una hora específica y ahórrate un ratito de no hacer nada. Haz click en este link y en cinco minutos lo tienes hecho.

En el caso de museos como la Galería Uffizi o la Galería de la Academia, la reserva de entradas implica un incremento sobre el precio de unos 4 euros por persona.

ponte-vecchio-florencia

Si alquilas un coche para pasear por alguno de los maravillosos pueblos de la Toscana, recuerda que la llamada “autostrade per l’Italia” no es gratis. Los peajes para conducir por la vía rápida de las carreteras italianas no son del todo económicos; depende la zona y el recorrido, pero la media ronda los 30 euros por viaje. Eso sí, merece la pena!

Florencia da para mucho. Podrías pasar dos semanas recorriéndola y seguirían faltándote minutos y escondrijos que confirmasen su belleza. Sin embargo, su ubicación permite hacer pequeños tours a pueblos de la Toscana que ni te imaginas. ¡Y probar unos vinos increíbles!

Te recomendamos: San Gimignano, Collodi y Lucca.

La tassa de soggiorno. Imaginamos que preparando tu viaje habrás leído o escuchado hablar de este impuesto turístico. Por si acaso, te ahorramos la sorpresa. Básicamente se trata de un pago que deben hacer los turistas que pernoctan en una ciudad italiana, sea Roma, Florencia o Milán. El coste por noche y persona varía en función de lo que marque el Comune de la urbe y del hotel en el que te quedes. Cuántas menos estrellas, más económico es. Los Bed & Breakfast son una buena opción.

Sentarte frente al tiovivo de la plaza de la República o contemplar con detalle las formas musculosas de Neptuno en la plaza de la Señoría tomando un Campari Orange son dos de las cosas que tienes en tu lista, pero el presupuesto es ajustado. Hay soluciones. Y no sólo se trata de comprar en el supermercado y hacer de eso tu propio mercado gourmet. Aunque los precios sean elevados, también hay alternativas como Panini, junto al Duomo. Es un sitio pequeño con algunas mesitas fuera donde puede puedes comer bocadillos tipo focaccia o con pan de chapata, entre otros. Además de estar riquísimos, te ofrecen una degustación de varios tipos de queso y embutidos típico toscano para que elijas el que más te gusta. Precio económico.

Si has estado en Florencia y se te ocurre alguna otra recomendación para ahorrar tiempo y no hacer estragos al bolsillo, ¡compártelo con el mundo!